Zermatt, los Alpes más modernos y ecológicos

Zermatt, los Alpes más modernos y ecológicos

Zermatt no es solo una maravillosa e idílica localidad alpina coronada por el espectacular Cervino. Ha ido más allá y aún manteniendo la tradición, ofrece una estación de esquí para peatones y con solo automóviles eléctricos, una explotación turística controlada, un cine instalado sobre un glaciar y el punto más soleado de toda Suiza.

El 14 de julio de 1865, el británico Edward Whymper era el primero en coronar la cima del Cervino, de 4.478 metros de altitud, uno de los picos más representativos de los Alpes y el símbolo de una de las estaciones de esquí más conocidas de Suiza y del mundo, Zermatt, en el sur de la Confederación Helvética, muy cerca de la frontera con Italia.

Para conmemorar los 150 años de aquellas ascensión, habrá celebraciones, y las primeras serán en julio de 2015, pero la estación se prepara ya para el acontecimiento. Y por ejemplo ya se ha cerrado la cabaña de Hornli, última base para acometer la subida al Cervino, para renovarla totalmente y reabrirla el próximo año.

Además, una obra de teatro que se representará al aire libre y escenificará, en alemán e inglés, esa primera ascensión al Cervino, con formato musical y en la que participarán los visitantes de la estación; la celebración del campeonato mundial de carreras de montaña; conciertos de cuerno alpino, festivales de guías de montaña, de comida o de música parroquial, son algunas de las actividades previstas para la celebración.

Todo un calendario de eventos tradicionales que demuestran lo orgullosos que están en Zermatt de su pasado y de su historia, algo que se refleja también en la obsesión de la estación por conciliar la modernidad con el total respeto por la naturaleza y que le ha llevado a ser pionera en el desarrollo sostenible.

Dentro de ese absoluto respeto al medioambiente, en Zermatt están prohibidos todos los vehículos que funcionan con motores de combustión, por lo que el visitante debe desplazarse a pie, en bicicleta o usar los pequeños autobuses eléctricos que se usan como medio de transporte. O alguna de las calesas tiradas por caballos que recuerdan tiempos pasados.

Pero la prohibición no supone una molestia para los miles de visitantes anuales que llegan a Zermatt. El punto de acceso a la estación es Täsch, desde donde salen trenes y autobuses que unen los dos puntos cada 20 minutos.

Un sistema de transporte que forma parte del concepto "Zermatt, estación de esquí sostenible", que tiene por objeto reparar de forma continua los daños que se producen en el medioambiente por la explotación de la estación en materia de vegetación o cualquier otro perjuicio para el paisaje.

Es especialmente importante la labor que se realiza para conservar la flora, ya que Zermatt cuenta con 40 especies de plantas endémicas, como la Artemisa nivalis, la Phyteuna humile, el Trébol de las rocas, la Thlaspi lerescheanum o el Senecio halleri.

Alicia García de Francisco.

Tigo en Redes Sociales