Quince años de la muerte de John-John Kennedy

Quince años de la muerte de John-John Kennedy

El 16 de julio de 1999, el hijo del que fuera 35 presidente de los Estados Unidos perdió el control de su avioneta y se estrelló contra el mar. Un accidente del que se cumplen 15 años y en el que fallecieron los tres ocupantes de la aeronave: John-John Kennedy, su esposa, Carolyn Bessette y la hermana de ésta, Lauren.

El fatal desenlace de John-John Kennedy -que tenía 38 años en el momento de su muerte- volvió a alimentar la leyenda negra que pesa sobre esta familia de ascendencia irlandesa, una de las más poderosas de Estados Unidos.

La vida de John-John Kennedy se había caracterizado por ser portada de muchas revistas del corazón a causa de una ajetreada vida amorosa y una fructífera carrera como empresario en la que encontró la estabilidad tanto profesional, al fundar la revista “George” en 1996, como sentimental al Bessette, a quien se comparó con Jackie Kennedy por su elegancia.

Nacido el 25 de noviembre de 1960 en Washington, no fue presentado en público a la prensa hasta el 4 de enero de 1961 y desde entonces sus fotografías estuvieron continuamente presentes en los medios de comunicación.

John Kennedy Jr. se caracterizó siempre por ir contra corriente dentro de una familia en la que las tradiciones eran casi sagradas. En 1979, en lugar de inscribirse en la Universidad de Harvard lo hizo en la de Brown, donde cursó la carrera de Historia y después de licenciarse dedicó varios meses a viajar por el mundo, atraído por la vida bohemia de los actores, ya que era aficionado a la interpretación y había trabajado en algunos montajes de aficionados.

John-John mantuvo una larga relación con la actriz Daryl Hannah, que rompió en agosto de 1994. Con anterioridad se le atribuyeron idilios con mujeres dedicadas al mundo del espectáculo, como Madonna, Kim Basinger, Brooke Shields o Sarah Jessica Parker.

Pero fue Carolyn Bessette quien le llevó al altar el 21 de septiembre de 1996, en una ceremonia secreta en la isla de Cumberland (Georgia). Bessette, que tenía 30 años cuando ocurrió el luctuoso accidente, trabajó como relaciones públicas de la casa de modas Calvin Klein, contratada por el mismo modisto en Nueva York, y era centro de atención de la alta sociedad neoyorquina por su elegancia, aunque también se le criticó su aire misterioso.

En la boda con Carolyn Bessette, John-John llevó el reloj que lucía en la muñeca su padre el día que fue asesinado en 1963 y que marcó lo que muchos consideran como la maldición de los Kennedy con la trágica muerte del matrimonio.

JUAN A. MEDINA.
EFE REPORTAJES.

Comentarios

Uuuyyy ke mal

1440

Tigo en Redes Sociales